Restauración de fachadas

rebocado

     En innumerables ocasiones nos encontramos con fachadas parcial o totalmente deterioradas por el transcurso de tiempo, afectadas por el agua de lluvia, las bajas temperatura o fuertes temporales de viento. Estas fachadas necesitan de una limpieza previa.

     Se retirarán todos los restos de revocado en mal estado mecánicamente o con chorro de arena hasta llegar al soporte firme Este puede ser de obra, de tierra o de piedras (mampostería) o incluso de algún otro material. En los dos últimos casos se debe operar de formas diferentes al primero..

     En el caso de que el soporte sea de cerámica, este debe dejarse limpio de polvo y restos del revocado anterior. Si la adherencia es baja, se debe dar una capa de material adhesivo flexible con una llana dentada. Posteriormente se dará una mano con el mismo material que empleemos para el acabado colocando malla de revocos en los puntos más críticos (si existen dudas en toda la fachada) Después procederemos con la capa final de acabado, la cual no podrá ser inferior a 1,5 cm de espesor, la cual puede dejarse fratasada, raspada, lista, texturada, etc.

    Asimismo se puede elegir el color del material para evitarnos el posterior coste que supondría la pintura. Se consiguen acabados muy decorativos y la gama de colores es muy extensa. 56 colores a elegir

 

Rebocado fachada

Reparación cubierta

Cambio de baño

Subir arriba